Diferenciando contradicción y complementación.

Una cuestión que puede llevar a más de uno por el camino de la amargura es el asunto de la contradicción entre señales de distinto tipo. El problema surge cuando se confunden los conceptos contradicción y complementación.

En la imagen de arriba existe una contradicción. Una señal te dice que pases (semáforo) y otra que pares (STOP). En este caso hemos de aplicar el orden de prioridad entre señales de distinto tipo, por lo que obedeceremos al semáforo en verde.

Pero una situación bien distinta es la que observamos a continuación.

En este caso no existe contradicción sino complementación.

Una luz amarilla intermitente o dos luces amarillas alternativamente intermitentes obligan a los conductores a extremar la precaución y, en su caso, ceder el paso. Además, no eximen del cumplimiento de otras señales que obliguen a detenerse.

Visto lo visto, al llegar a la intersección simplemente obedeceremos la señal de STOP, pues la luz amarilla intermitente solo nos obliga a extremar la precaución. Ambos, semáforo y STOP, se complementan, no se contradicen.

Es preciso, pues, diferenciar estos dos conceptos, contradicción y complementación, para saber que norma aplicar en cada caso.

 

Categorías: Normativa

Vial Tips

Sitio Web de formación vial.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.